Si queremos dejar atrás las visitas obligadas, Londres ofrece planes alternativos para pasar unas vacaciones diferentes en la segunda ciudad más grande de Europa. Ya sea ir en kayak por el Támesis al atardecer, viajar en un tren subterráneo abierto al público recientemente, perderse en un bosque o caminar bajo el Támesis, aquí hay 7 formas inusuales de descubrir Londres.

Ir en kayak por el Támesis

Esta actividad está organizada para coincidir con la marea baja y se sale de Vauxhall Bridge Road hacia el este, dirección Greenwich. Hay muchas formas de ver los lugares de interés más importantes de la ciudad, como el Parlamento, la catedral de St. Paul y el puente de Londres, pero ninguna es más romántica o emocionante que navegando por el Támesis.

Viajar en el tren subterráneo de los servicios postales, el Mail Rail

El Mail Rail no es como la típica experiencia de viajar en metro. Entre 1927 y 2003, el pequeño tren subterráneo de la oficina de correos transportó millones de cartas al día en una red de 10 kilómetros debajo de Londres.

Las vías han permanecido en desuso durante más de una década, pero en septiembre de 2017, The Postal Museum reabrió el Mail Rail al público, lo que permite a los visitantes subir a los vagones del ferrocarril y recorrer esta parte del patrimonio de la ciudad que fue olvidada.

Experimentar la surrealista House of Dreams

Cursi, multicolor y excéntrico. Visitar la ‘casa de los sueños’ es diferente a cualquier otra experiencia en Londres. El trabajo de la vida del artista Stephen Wright es una colección surrealista y abrumadora de muñecas de plástico, botellas de lejía, decoración de navidad y discos de vinilo, que llenan cada centímetro de su casa victoriana de East Dulwich.

Wright se convirtió en un seguidor del arte marginal, un movimiento que rechaza lo que es ‘de buen gusto’ y ‘aceptable’, después de haberse desilusionado con el arte tradicional tras una vida dedicada al diseño. The House of Dreams solo está abierto algunos días y con cita previa, por lo que conviene consultarlo antes de ir.

Caminar por el bosque

En el pasado, el Great North Wood se extendía desde el Támesis hasta Croydon. Si bien la mayor parte se ha perdido con el desarrollo a lo largo de los siglos, los encantadores bosques vecinos de Sydenham Hill y Dulwich son los bosques antiguos más cercanos al centro de Londres.

Piérdete por el laberinto de altos árboles y no te preocupes por tratar de descubrir dónde estás. Parte del encanto del bosque se debe a la vida de las aves. Presta atención a los periquitos verdes, pájaros carpinteros, lechuzas y gavilanes que podrás encontrar.

Dormir con leones

Desde mayo de 2016, los visitantes del zoológico de Londres han podido llevar su pasión por los animales al siguiente nivel. El Gir Lion Lodge contiene nueve cabañas de colores brillantes, que permiten a los visitantes dormir en el zoológico de Londres a tan solo unos metros de una manada de leones asiáticos.

Ir a una enigmática búsqueda del tesoro

Si quieres descubrir Londres de una forma diferente, Hidden City podría ser la solución. Sus búsquedas en Londres van desde el ‘Juego de Moriarty’ con temática de Sherlock Holmes hasta el ‘Espejo encantado’ inspirado en Blancanieves, o búsquedas más cortas alrededor de Shoreditch y Covent Garden. Todo lo que necesitas son unos pocos amigos, un teléfono cargado y una afición por las pistas.

Caminar bajo el Támesis

Londres cuenta con 33 puentes que cruzan el Támesis. Sin embargo, una forma alternativa de cruzar el Támesis es a través de los túneles de Greenwich y los menos conocidos de Woolwich (Woolwich foot tunnel). Cada uno marcado por entradas cilíndricas de ladrillo, los de Greenwich con una gran cúpula, estos túneles peatonales se abrieron a principios del siglo XX y hoy en día, millones de personas aún caminan por estos túneles, que son de acceso gratuito y cuentan con escaleras de caracol y ascensores en cada extremo.