“Bleisure” es un término usado recientemente en el mundo de los viajes de negocios. Este anglicismo está siendo tendencia en la historia de los viaje de negocios. Hoy en día, es difícil combinar el placer y el ocio con el trabajo durante los viajes de negocios. Esta combinación no proviene de la diversión y el capricho sin más, si no de la idea de maximizar tu tiempo de vacaciones mientras cumples con tus obligaciones. Sin embargo, hay empresarios que aún no saben cómo aplicar éste término a sus viajes de negocios.

Como se ha dicho anteriormente, el concepto de viajes “bleisure” ha empezado a ganar popularidad en la industria hace poco tiempo. De hecho, esta tendencia está empezando a ganar adeptos poco a poco. Tras las últimas estadísticas, el 20% de los empresarios ya están adoptando este concepto en sus viajes de negocios.

Entonces, ¿en qué consiste un “bleisure travel”? El término “bleisure” consiste en la mezcla de negocio y placer. Básicamente, describe la tendencia que se está extendiendo entre los viajeros de negocios. La lógica que se esconde detrás de esta tendencia es simple: las compañías se encargan de los gastos de desplazamiento y tú de sufrir los jet lags, ¿porque no dedicar un par de noches extra al disfrute propio? La barrera que separa el trabajo con la vida personal se ha ido desvaneciendo progresivamente, por esto es justo que los empleados puedan dedicar tiempo a su vida personal en los viajes de negocios.

Lo que nadie considera es que las empresas podrían beneficiarse también del “bleisure travel”. Si un empleado llega a su destino unos días antes, éste se familiarizará más con la ciudad y la zona horaria, causando una mejor impresión a los clientes. Si los viajeros de negocios prolongan sus estancias se sentirán más cómodos y relajados, lo que incentivará su productividad y eficiencia. También se debe mencionar que la mayoría de las empresas que permiten a sus empleados la combinación del placer con el trabajo en sus viajes de negocios experimentan una mayor satisfacción. Todos salen ganando, tanto las empresas como los empleados.

Estos son los 10 consejos que te ayudarán a la hora de organizar tu primer “bleisure trip”:

  1. Los negocios van primero

Aunque esta tendencia defienda la introducción del placer en tu viaje de negocios, siempre toma como prioridad el trabajo.

  1. Usa los fines de semana para el ocio y el placer

Los fines de semana son ideales para dedicarlos a ti mismo, deja los días de diario para trabajar.

  1. Ten en cuenta los puentes

Los puentes al igual que los fines de semana son perfectos para escapar de la rutina de las obligaciones.

  1. Saca partido de tus vacaciones

Estate al loro de las atracciones turísticas y de los sitios que no te puedes perder.

  1. Se creativo y original en la elección de tu destino

Deja los prejuicios a un lado y elige un destino al que sería difícil volver a ir.

  1. Céntrate en destinos remotos y otros continentes siempre que puedas

Olvídate de tu continente, visita otro país completamente distinto al tuyo.

  1. Visita a amigos (o llévatelos contigo)

El estar acompañado siempre ayuda a los empresarios a disfrutar más del momento.

  1. Empápate de la cultura del destino elegido

Actúa como un nativo más y siéntete receptivo a experimentar cosas nuevas.

  1. Mímate y no digas no a los pequeños caprichos

Déjate llevar y mímate de vez en cuando.

  1. Llévate solo lo imprescindible

A la hora de hacer las maletas piensa en lo realmente imprescindible y no las llenes de demasiados por si acasos.

Ahora sí, ¿listo? ¡A trafrutar! (trabajar y disfrutar)